... --una de las combinaciones predilectas del siglo XV—se componía, en su forma originaria, de ocho versos dodecasílabos, entrelazados con rima consonante, que los poetas distribuían de diversos modos. El marqués de Santillana, por ejemplo, en la Comedia de ponza, distribuye así la rima de sus octavas: 1º con 3º, 2º con 4º, 5º y 8º; y 6º con 7º, Juan de Mena, en El laberinto, emplea esta otra combinación que fue la que obtuvo mayor éxito: 1º con 4º, 5º y 8º; 2º con 3º, y 6º con 7º.” (131-132)


Solar Correa, Eduardo. 1956. Técnica Literaria. VII Edición, Santiago, Editorial Nascimento.